La protección de datos y la búsqueda de empleo

Al contrario de lo que mucha gente piensa, la ley de protección de datos (L.O.P.D.) no solo afecta a las relaciones entre clientes y proveedores, sino que también abarca otros sectores como el que hoy nos ocupa: Las relaciones laborales entre la empresa y sus trabajadores.

Es más, su ámbito de aplicación se inicia incluso antes de dar comienzo la relación laboral. Desde  el momento en el que un candidato hace llegar a una empresa su curriculum vitae, y dado que en él se incluyen datos de carácter personal, el tratamiento de dichos datos ya se encuentra amparado por la LOPD.

En este primer capítulo trataremos la aplicación de la LOPD desde el punto de vista del solicitante de empleo. Veremos los derechos que nos asisten en materia de protección de datos y los límites legalmente establecidos para su tratamiento, cesión a terceros y conservación.

Para entender mejor cómo nos afecta la LOPD, es importante recordar que el objetivo último de la dicha Ley es permitirnos ejercer del control de  todos los datos referentes a nuestra persona, de forma que podamos conocer quién dispone de nuestros datos y qué está haciendo con ellos, así como dándonos la posibilidad de oponernos a su tratamiento.

Cuando estamos buscando un empleo, nuestro curriculum ofrece a las empresas una gran cantidad de información personal nuestra y es por ello que la LOPD establece una serie de regulaciones que nos garanticen que nuestros datos van a ser tratados correctamente.

Para garantizar el correcto uso de nuestros datos, la Ley se basa en dos principios fundamentales.

 

La lopd equilibra consentimiento con información

Consentimiento:

Para que nuestros datos personales pueden ser tratados (utilizados y archivados), el requisito fundamental es que demos nuestro consentimiento para ello. En algunos casos, como el tema que nos ocupa, el consentimiento puede darse de forma implícita, ya que cuando enviamos un curriculum a una empresa se da por entendido que estamos dando nuestro consentimiento para el tratamiento de dichos datos (de lo contrario, evidentemente, no habríamos enviado el curriculum).  Aun así, se trata de un consentimiento limitado, esto es,  la empresa sólo podrá tratar nuestros datos para usos compatibles con aquel para el que fueron recogidos. Por ejemplo: Si una empresa obtiene nuestros datos postales gracias a que le hemos enviado un curriculum de trabajo, podrá usar dicha información para todos aquellos temas relacionados con la contratación de personal, pero no podrá usarlos para enviarnos a nuestro domicilio información comercial y publicidad de sus productos, dado que nosotros le enviamos nuestros datos con la finalidad de encontrar trabajo y no con la de realizar prospecciones comerciales.

Los datos de nuestro curriculum no pueden ser utilizados para enviarnos publicidad. Clic para tuitear

Además, existe una serie de información “especialmente protegida” que la empresa no puede solicitarnos, salvo que dicha solicitud esté  debidamente justificada en relación al puesto de trabajo solicitado,  y a la que de todas formas tendremos que dar nuestro consentimiento expreso y por escrito para que pueda ser recogida y, por supuesto, podemos negarnos a darla . Entre los datos especialmente protegidos se encuentran: ideología, origen étnico y  racial, afiliación sindical y política, religión, informes médicos  o la orientación sexual y religiosa.


La recogida de este tipo de datos supone el establecimiento de medidas de seguridad extraordinarias por parte de la empresa y es un buen consejo no incluirlos en nuestro curriculum si no queremos correr el riesgo de que este vaya directamente a la destructora de documentos en lugar de al archivo de selección de personal.

 

Información:

Otro de los pilares básicos de la LOPD es el derecho a estar informados de todo aquello que está relacionado con nuestros datos personales.

Se trata de un derecho fundamental e independiente del de consentimiento, de tal forma que aunque hayamos prestado nuestro consentimiento, la empresa tiene la obligación de informarnos qué va a hacer con nuestros datos, a quién se los va a comunicar, cuanto tiempo los va a mantener y qué tenemos que hacer en caso de que deseemos modificarlos o cancelarlos.

Son especialmente importantes los puntos de comunicación y derechos de acceso

Las empresas tienen la obligación de informarnos a quién van a comunicar nuestros datos. Así, sólo en el caso de que  nos hayan informado adecuadamente, podrán ceder nuestros datos siempre y cuando los fines de la cesión sean compatibles con el objeto para el que fueron recabados. Esto es, si nuestros datos fueron recogidos para una oferta de empleo, la empresa, previa información, podrá comunicar nuestros datos a otras empresas que estén buscando personal para entrar a trabajar, pero no podrá comunicarlos, por ejemplo, a una empresa para que nos envíe publicidad comercial de sus productos.

Este punto es especialmente curioso, ya que si no nos han informado previamente, la empresa no tiene autorización para entregar nuestro curriculum a otras empresas que pueden estar interesadas en contratarnos.


Por eso es buena idea incorporar en nuestro curriculum una cláusula en la que concedamos permiso de forma expresa para que nuestros datos sean comunicados a otras empresas con la finalidad exclusiva de  participar en futuros procesos de selección de personal.

 

La empresa tiene obligación de informarnos a quién va a ceder nuestros datos Clic para tuitear

Del mismo modo, resulta curioso el hecho de que una medida destinada a proteger nuestra privacidad, termine siendo en muchos casos un impedimento para la búsqueda de empleo, dado que muchas empresas, ante las medidas organizativas necesarias para tratar correctamente los datos personales, terminan optando por destruir directamente todos los curriculum recibidos, aceptando exclusivamente aquellos que son enviados a través de los medios oportunamente establecidos por la empresa (formulario propio, página web, etc..)

También es importante saber que nuestro consentimiento es revocable, esto es, en cualquier momento podemos cancelar la autorización para tratar nuestros datos ( son los derechos conocidos con el nombre de A.R.C.O). Para que podemos ejercer estos derechos, las empresas tienen la obligación de proporcionarnos un sistema  gratuito mediante el cual podamos expresar nuestra deseo de que nuestros datos no sean utilizados por dicha empresa.

 

 

 

Te puede interesar

y tú.. ¿Qué opinas? "La protección de datos y la búsqueda de empleo"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*




Esta web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar sus visitas a nuestra web. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, en cuyo caso su experiencia de navegación se verá seriamente limitada.
También puede cambiar su configuración cuando lo desee. Por favor, consulte nuestra política de cookies antes de determinar su acción
más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar